Amantes del ciclismo conectados

Tenemos 1699 invitados conectado(s)

Más noticias de Colombia y el Mundo
back_separt 

Image Por: Héctor Urrego Caballero

Fue necesario esperar unos cuantos años después del retiro de Lance Armstrong en 2005  para conocer la “Nueva Generación” ciclística mundial, que a partir del Tour de Francia que acaba de concluir, se apodera del trono y asegura no solamente la sucesión sino el futuro inmediato de esta disciplina. Dentro de este grupo es posible observar en primera instancia, la presencia de corredores de diversas partes del mundo , lo que hace aun mas válido el famoso concepto de la " mundialización " o la  tan cacareada globalización que también está  presente en el deporte en general y en el ciclismo en este caso particular, desde hace mas de 20 años.

Si observamos la clasificación general y específicamente los diez o doce primeros, es fácil contar esta nueva camada y de diez, aparecen siete, encabezados por el propio campeón Alberto Contador, seguido de los hermanos Andy y Franck Schleck (Luxemburgo), Bradley Wigins (Inglaterra),Vicenzo Nibali (Italia), Romann Kreuziger (Rep. Checa), Cristophe Lemevel (Francia), dejando como representantes de la generación que " va pasando " al propio Lance Armstrong (USA), Andreas Kloden (Alemania) y Cristian VandeVelde (USA). Con estas cifras queda claramente señalado el desembarco de estos hombres y nombres que seguirán ocupando las primeras plazas de las carreras donde se inscriban, tanto en el presente como en el inmediato futuro.

Está claro que se debe reconocer el papel jugado por quienes hasta hora fueron los ocupantes de esos  puestos, liderados por el gran campeón norteamericano Lance Armstrong y sus coetáneos, incluidos el propio Kloden, Leipheimer, Pereiro, Sastre, Menchov, Cadel Evans, Cristophe Moreau y algunos más. No se trata ni mucho menos de"”eliminarlos” pues seguirán cosechando éxitos y protagonismo, sino mas bien de mirar al futuro y aceptar que llega esta necesaria nueva sangre al ciclismo mundial.

Armstrong, por ejemplo, anuncia su regreso al Tour 2010 , sus periodistas lo califican desde ya como gran favorito al título final y seguramente los mismo pensarán Evans, Sastre, Menchov y compañía, lo que permite decir que la "boletería ya está agotada " para el Tour 2010.

El Tour que finaliza, igualmente nos permitió ratificar la opinión en cuanto al encuentro de hombres que hoy son imbatibles en el planeta, cada uno en sus especialidades: Contador en la montaña, Cancellara en el esfuerzo contra el reloj y Cavendish en el embalaje. Cada uno en su momento, hizo gala y exhibición de sus dotes especiales para asegurarse victorias inolvidables, incontestables, que los colocan en el más alto de los pedestales, como los referentes para quienes, como ellos, se ganan la vida pedaleando por las carreteras del mundo.

El Tour termina en medio del aplauso y el reconocimiento mundiales una vez más, por su impecable organización,  el  diseño de su recorrido y sobre todo, por hallarse  libre- hasta ahora- de la sombra del escándalo de cualquier índole, especialmente del temido asunto del uso de medicamentos prohibidos. Sería lo deseable y muy benéfico para el ciclismo, saber que en su máxima expresión que es el Tour, se jugó limpio y no hubo ni el más leve asomo de trampa para poder decir que finalmente se está ganando la batalla en alguna parte contra este flagelo.

Y para el ciclismo colombiano, el Tour sigue siendo al igual que para muchos países, el objeto del deseo, la quimera de los sueños. Esta vez, Leonardo Duque y Rigoberto Urán, han cumplido con sus expectativas y corrieron  dentro de los esquemas dictados por sus equipos. Urán, sigue un proceso encaminado a convertirlo en dos o tres años en el nuevo " Hombre Tour " del ciclismo colombiano (Botero II) y demostró que él y sus orientadores van por el buen camino. Por su parte,  Duque disputó lo que estuvo a su alcance en las llegadas masivas, integró las fugas que finalmente no prosperaron y se constituyó en uno de los baluartes de su equipo COFIDIS.

Nos corresponde ahora esperar la finalización de la temporada con la Vuelta a España en Septiembre y los Campeonatos Mundiales de Ruta en Mendrisio (Suiza), donde nuevamente los colosos de la bicicleta volverán a brindar uno de los mas formidables espectáculos para un público ávido de emociones y sensaciones que solo este deporte suele deparar.

El Tour de Francia nos deja viva la lección de que en cualquier lugar del mundo donde haya una carrera estará siempre la pasión por un deporte en el cual un medio mecánico sirve al hombre o a la mujer para superar a la naturaleza y superarse a si mismos, que es al fin y al cabo el ejemplo que millones de seres siguen en el mundo.


blog comments powered by Disqus